No more posts

¡Coches autónomos con problemas!

22/06/20180
feipeng-yi-375657-unsplash-1-1280x853.jpg

Los vehículos autónomos deben conducir a sus pasajeros de forma segura, pero un experimento reciente desvela las tremendas vulnerabilidades.

Si le hacemos caso a los grandes del sector del automóvil, los conductores pronto serán solo espectadores: el vehículo guiará por sí mismo gracias a un piloto automático que te llevará de A hasta B, se comunicará con otros vehículos y reconocerá las señales de tráfico y demás instalaciones de seguridad vial. Así quieren librarse del factor humano, evitar los accidentes y llevar a los pasajeros a la meta de forma relajada y segura. Pero científicos de la universidad de Washington demuestran que todavía queda mucho camino por recorrer: engañaron a los sistemas de seguridad de un vehículo autónomo de forma que perdió la orientación.

Pegatinas que confunden al piloto

Con unos cuantos gestos sencillos los investigadores convirtieron al vehículo autónomo, aparentemente seguro, en un peligro impredecible: pegaron unas pegatinas sobre una señal de STOP, de forma que se podían leer las palabras “Love”, y “Hate” junto a la de “STOP”. Esto no es nada extraño en las grandes ciudades, en las que los grafiteros o gamberros vandalizan las señales de tráfico y modifican parcialmente su mensaje. Pero mientras que el ojo humano puede seguir interpretando a la perfección la señal modificada, los sistemas de vehículo autónomo no se muestran capaces de responder correctamente a estos cambios.

¡Atención, estás en peligro de muerte!

El experimento mostró consecuencias fatales. La tecnología interpretó la señal como una de límite de velocidad de 45 millas por hora. Es decir, que el vehículo hubiera ignorado la señal de STOP y hubiera seguido su camino a casi 72 km/h. Y también en un segundo intento los sensores del vehículo fallaron: una señal típica en los Estados Unidos para girar a la derecha, decorada con pegatinas, se interpretó como una señal de STOP. ¡Así que en ambos casos el coche hubiera puesto la vida de su conductor en peligro!

La razón de que los técnicos de la Universidad de Washington lo tuvieran tan fácil se debe al sistema del piloto automático. Este se compone de dos elementos: por un lado, las cámaras y sensores registran las inmediaciones (es decir, peatones, coches y señales); y por otro se reconocen objetos y, por ejemplo, se activan los frenos.

Necesita más seguridad

Como ha demostrado el experimento, eso no es suficiente ni de lejos. Por ello los científicos de la universidad de Washington piden a los fabricantes que completen sus sistemas con funciones de seguridad adicionales. Entre ellas, un amplio número de mapas en el que se encuentren las posiciones exactas de señales de tráfico.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


CONTACTO


BÚSCANOS

TCI Galicia

Ponte en contacto con nosotros

+ 34 982 215 955

info@tcigalicia.com

DÓNDE ESTAMOS

En Lugo




MANTENTE ATENTO

Síguenos en redes

Sigue nuestra actividad en